Inicio arrow Sobre el proyecto arrow Nodos
Nodos Imprimir E-Mail

Los nodos prioritarios de este proyecto son la base conceptual de la actividad del Espacio-Red y del Grupo. Están planteados para un periodo de tres años, de forma que cada año se activarán uno o más de ellos. 

El Espacio-Red de Prácticas y Culturas Digitales definirá cada año un programa de actividades abierto a la comunidad universitaria alrededor de una serie de nodos prioritarios de reflexión que serán definidos anualmente por los miembros del grupo.

La selección de estos nodos prioritarios se ha hecho teniendo en cuenta su capacidad para:

  • Generar interés en la comunidad universitaria en general – y el alumnado en particular.
  • Facilitar, indirectamente, la introducción de practicas y culturas digitales en el entorno educativo.

Los nodos prioritarios detectados por el grupo de trabajo que se abordarán durante los tres primeros años son:

  • Identidad: investigará tanto la formación de la identidad en red individual como la colectiva. En la identidad individual en red se abordarán los nicks, avatares, IPs, distintas formas de anonimato y control, y de manera especial, la dialéctica de signos identatarios – de género, raza o condición – que abren al individuo a lo colectivo y a dinámicas de e-inclusión o e-exclusión a través de las nuevas tecnologías.
  • Redes, comunidades y formas de organización social emergentes: profundizará en el estudio de las redes y sus lógicas, de la interacción social en entornos digitales y, en particular, de los nuevos tipos de relaciones que se dan entre individuos y grupos. Observará el funcionamiento de grupos, redes sociales y comunidades virtuales; la posible emergencia de  la “sabiduría de las muchedumbres”, la “inteligencia colectiva”, la “alquimia de las multitudes”, la web social o la web 2.0; explorando sus potencialidades y dinámicas internas para ver cómo pueden ser incorporadas en una comunidad universitaria centrada en la construcción del saber, como principal interés compartido, gracias a relaciones tanto virtuales como presenciales.
  • Universidad Expandida: se centrará en la integración del modelo de funcionamiento de la red en las prácticas de la institución universitaria. Esto implica trabajar en el desarrollo de prácticas educativas de difusión y generación del conocimiento innovadoras, así como en prácticas adaptadas a la formación de ciudadanos activos en un mundo en el cual los conocimientos cambian masiva y aceleradamente. Pero también en gestión de los procesos de cambio hacia la innovación en los modelos de organización productiva y relación laboral entre las personas que forman parte de su personal administrativo y docente. Su objetivo es por tanto trabajar en torno a la expasión de los márgenes de la institución universitaria - a todos sus niveles de actividad - en el seno de la cultura digital.
  • Ética para las prácticas digitales: en el informe Hacia las Sociedades del Conocimiento, la UNESCO apunta la necesidad de una “nueva ética del conocimiento basada en el aprovechamiento compartido y la cooperación” e indica que “el acceso universal al conocimiento debe seguir siendo el pilar en el que esté basada la transición hacia las sociedades del conocimiento”. Desde esta línea se abordarán cuestiones tales como la ética del desarrollo y el capital tecnológico como capital de conocimiento y capital económico, la emergencia del software, la cultura libres y el procomún frente a lo tecnológico privativo, las nuevas formas de autoría, propiedad intelectual y derecho de copia necesarias en el contexto presente, o el derecho a la información y al acceso al conocimiento de la ciudadanía.
  • Pensamiento de diseño: en el seno de la cultura digital, el diseño – de interficies o no – se está convirtiendo en una metadisciplina que, más allá de funcionar como un conjunto de estrategias y metodologías aplicadas a la concepción de productos tangibles o de formas visuales, supone un vector fundamental para la llamada “innovación” y actúa como un proceso creativo integral en torno a la resolución de problemas complejos. En última instancia, esta línea de trabajo aspira a reflexionar sobre el propio pensamiento, en palabras de Joan Costa, sobre la “forma de las ideas”.
  • Creación: el uso creativo de las nuevas tecnologías en sus aspectos más relevantes desde el ámbito de las distintas prácticas artísticas contemporáneas que recurren a lo digital, la creación colectiva, el papel de la imagen y la fusión de los lenguajes y medios en la era digital, la poliédrica naturaleza de estas prácticas y usos que constituyen las culturas artísticas digitales generadas en la sociedad contemporánea.
  • Medios participativos: frente a las estructuras piramidales clásicas de la comunicación, la red ha posibilitado el desarrollo de estructuras horizontales y micromedios, que han hecho que cambie el papel del usuario. Se ha pasado de una oposición entre emisores y receptores a una situación en la cual todos podemos ser receptores, productores y emisores de contenidos. El periodismo ciudadano y participativo, las prácticas más democráticas en cuanto al uso de la información, la realidad socialmente negociada a través de los medios como el más importante principio de realidad sobre el que se asienta la vida cotidiana son algunos de los temas que se engloban en este nodo.
  • Territorio, lugar y espacio – espacio urbano/esfera pública: la ciudad se está transformando a diferentes niveles. El uso de los espacios está cambiando en la medida en que las actividades que pueden desarrollarse en éstos se están modificando a partir de introducción de hábitos derivados del uso de nuevos dispositivos tecnológicos. Al mismo tiempo, nuevas formas de entender el concepto de “espacio público” promovidas desde los modelos económicos imperantes, la gestión de activos intangibles e invisibles como el espacio radioeléctrico o la aplicación de dispositivos tecnológicos para el control y la vigilancia están propiciando nuevas formas de “hacer ciudad”.

Esta identificación de nodos debe entenderse como un punto de partida que estará en continua revisión, evaluación y evolución por parte del Grupo, atento a las más nuevas, posibles o futuras tendencias, ya que es previsible que en los próximos años se identifiquen otros posibles susceptibles de ser incluidos en siguientes programaciones anuales.

Alrededor de estos nodos prioritarios de reflexión del Espacio-Red de Prácticas y Culturas Digitales cada año:

  • organizará un programa abierto de actividades académicas destinadas a la comunidad universitaria.
  • generará gradualmente una red de contactos y especialistas afines para la UNIA, que apoyen, sostengan y posicionen a esta universidad como referente social en el marco de la cultura digital.
  • sostendrá una serie de encuentros profesionales de investigación de carácter interno que harán el núcleo de su reflexión de fondo.
  • producirá materiales audiovisuales, páginas web, publicaciones electrónicas y otros contenidos digitales que contribuirán a divulgar e implantar la actividad de la UNIA en el escenario de las prácticas y culturas digitales a nivel internacional.